Austria · 12 Days · 20 Moments · July 2014

25 July 2014

Con un retraso de más de dos horas despegamos hacia Barcelona, ¡oh querida Barcelona!. Aquí se acaba lo que hace doce días empezamos, nadie dijo que fuera a ser fácil (y no lo ha sido), pero si sabemos quedarnos con todas las buenas cosas que hemos vivido juntos, siempre recordaremos esta experiencia y cada uno de sus momentos con una sonrisa bien bañada en nostalgia, nunca volveremos a ser tan jóvenes como hoy. Un placer haber crecido junto a ellos y nunca cerraré la puerta a otra alocada experiencia a su lado.

24 July 2014

Último día y yo empeñado en ir a las Catacumbas, y así fue, de la mano de Paula, un lugar místico y . De vuelta al centro de la ciudad, le hice de guía a Paula para enseñarle todo aquello que a mí me había fascinado, fue un agradable día bajo un sol abrasador. Nos reencontramos con Albert y Olga en una de las principales calles comerciales y yo tuve que comprarme una camiseta pues ya todas me olían a animal (muerto). Para finalizar el día y cerrar nuestra pequeña aventura, cenamos en el Pantheón, allí donde hace aproximadamente 2 años, cené con mi familia. Finalmente, heladito y a dormir, nuestra historia era finita.

23 July 2014

Mi segundo día en Roma fue algo diferente, al no querer volver a ir al Vaticano me tocó organizarme un día on-my-own. Decidí buscar aquellos rincones romanos que no son tan conocidos, tales como el cementerio de los Capuchinos (del cual salí asombrado) o el barrio de Trastevere, así como aquellos por los que paseé hace dos años, entre los que se encuntran el jardín de los naranjos y la piazza Navona, fue un día duro (de caminar) pero interesante, ahora sé que podría viajar solo, es más, tengo ganas de hacerlo. Por la tarde nos reencontramos todos en el albergue y decidimos que era noche para salir a cenar bueno, bonito y (si nos llegaba el dinero) caro. Después de caminar un buen rato un poco perdidos, encontramos un pequeño restaurante en el cual cenamos genuínamente y, con la barriga llena de pasta, nos echamos a dormir, cerrando el segundo día del último capítulo de nuestra aventura. Ci sono alcuni luoghi nel mondo che vale la pena vedere piú di una volta e Roma è piena di loro.

22 July 2014

Las despedidas nunca son de mi agrado, pero esta, al estar todos bastante dormidos, no dolió, nos despedimos temprano y fuimos a la estación para iniciar nuestro último viaje en tren con destino ROMA. Después de sufrir algunos altercados en el primer tren con dirección Milán, nos vimos recompensados con comida gratis en el siguiente tren. Al medio día ya estábamos en Roma. El hostal, como ya esperábamos, no era gran cosa, pero se podía vivir, sin chinches contra las que luchar. El primer día, al encontrarnos con lluvia, visitamos pocas partes, lo peor fue encontrarnos con la Fontana di Trevi en obras (Oh! Mamma mia!), aún así nos comimos nuestro primer helado y salimos a cenar a un sitio muy digno de viajeros interrail, es decir, cutre, no por ello de mala calidad. Al llegar al albergue estuvimos hablando con uno de los chicos de recepción (el negrito) y ya poco más nos deparaban las horas, tocaba descansar, Roma requería mucha energía.

21 July 2014

El segundo día en Berna acabó de enamorarnos. Visitamos el parque de los osos, el jardín de las rosas desde donde se puede apreciar toda Berna y el jardín botánico. Para llegar al último jardín decidimos alquilar bicicletas (gratis) y, en un acto impulsivo, decidí bañarme en el río que rodea la ciudad el cual cuenta con una corriente muy potente y una temperatura bastante baja. Llegamos a casa de Barbara y Martin a las 18:00 y ayudamos a Barbara a preparar la cena, con tanta calidad como la anterior (destaco las hamburguesas). Cenamos todos juntos y hablamos de viajar, de vivir, de aprender a partir de las experiencias, a hacer en la vida lo que nos hace felices. Fuimos a dormir pronto, eso sí, Albert y yo nos quedamos hasta tarde jugando a QuizUp, juego oficial (junto a TwoDots) de este viaje.

20 July 2014

Llegamos a Berna muy temprano y sin parar a desayunar empezamos nuestra jornada por la pequeña capital suiza, vacía y en silencio, amanecía lentamente, al ritmo de nuestras piernas, de nuestras fotos. Nos cruzamos con un gran grupo de japoneses que ansiaban el 'asombroso' espectáculo del reloj principal de la ciudad que se realiza con el cambio de hora. Caminamos en busca de los diferentes puntos turísticos de la ciudad y, al hundirse la ciudad bajo una tormenta inesperada, nos vimos obligados a refugiarnos en la estación, ver las horas y observar como Albert sufría un intento (fallido) de fraude a manos de un Frances con más cara que espalda. Llegó la hora de partir hacia Burgdorf, allí donde conoceríamos a dos personas encantadoras, Barba y Martin. Llegamos un poco antes de la hora acordada, dedicamos la tarde a hablar y a compartir experiencias y se nos iluminaron las caras al ver que gran cena nos esperaba, no sin antes desprendernos del cansancio bajo la ducha. Dormimos 12 horas.
(Continúa) la máxima demacración ensangrentada de un joven suizo descontrolado. Ahora ya restamos sin energía en uno de los tantos bancos de la estación, deseando que este día se cierre al menos con un par de horas dormidas. Mañana tita Barbara nos espera.
(Continúa) Hemos sido espectadores del más grande acto juvenil de campamentos de Suiza, los cuales enseñan el valor del grito y la menospreciación a los otros grupos a parte de crear remixes de canciones populares como 'Singing in the rain' así como a tirarse al agua con ropa, tanto de lagos como fuentes, todo al más puro estilo de 'El señor de las moscas'. Tal ha sido nuestra exaltación que hemos decidido meternos también en el lago y contemplar el paisaje entre resvalones. Seguidamente hemos ido a ver el León que, aunque muy bien no sabíamos su historia, nos ha parecido interesante. Hemos visitado la preciosa muralla de Luzern, famosa por sus escritos tales como 'Yoli y Javi verano 2005' o 'Pompi Love' añadido hoy mismo. Cansados ya, hemos vuelto a Zürich y hemos yacido en el césped hasta entrada la noche, momento en el cual nos hemos refugiado en la estación decididos a pasar nuestras últimas horas en la ciudad, no sin alguna que otra sorpresa pues hemos presenciado (continúa)
Día en Zürich y Luzern, ciudades atractivas pero carísimas, presumen de un estilo totalmente anti-interrail. Hemos dejado nuestras mochilas en una taquilla y hemos empezado el día a las 7:00 am, solos por las calles, llenos de tranquilidad y bajo un sol que por minutos se iba encendiendo hasta calentar tanto como el nuestro propio de Barcelona. En una hora y media ya habíamos visto toda Zürich y un par de cochazos de esos que solo alcanzamos a tener en nuestra colección de grandes clásicos de Planeta Diagostini. Algo bueno tenía que tener una ciudad como Zürich y es que a cada cinco pasos (a parte de encontrarte una bandera suiza) había una fuenta potable gratuíta y de calidad, además, algunos de los lavabos públicos de la ciudad son totalmente gratuítos y cuentan con un gran número de servicios. Al vernos sin nada que hacer a media mañana hemos decido partir hacia Luzern, allí desde donde (se supone) se tienen buenas vistas de los Alpes. (Continúa)

18 July 2014

Noche en el tren de las 22:40. Empezamos entusiasmados al ver que el tren contaba con literas, tal fue nuestra exaltación que fuimos directos a pillar habitación, triste fue que iba con reserva... Al final nos intalamos en un camerino y supimos montárnoslo medianamente bien para hacer frente a la noche que nos esperaba, todo era demasiado bonito cuando dos hombres de tez oscura se acoplaron en nuestros aposentos destrozando nuestros sueños (literalmente), uno de ellos con boina y a quien se aprecia en la fotografía era un mentiroso, en cambio, el otro, era simplemente un borracho sin cerveza y con muchos ronquidos que regalarnos. Al menos, a partir de Innsbruck, pudimos dormir los cuatro solos y llegar sanos y salvos aunque no muy descansados (después de ser interrumpidos TRES veces por los revisores) a la cara ciudad de Zurich donde te cobran incluso por respirar.
Escapada a Bratislava, cuya ciudad cuenta con cierto encanto pero no puede presumir de la calidad de su transporte público. Me he paseado por toda la ciudad con una bolsa de patatas Lays con sabor a bacon a la parrilla. También nos hemos encontrado con una pareja catalana en plena batalla verbal la cual era dirigida por la mujer quien no paraba de repetir 'Me has engañado' haciendo referencia al hecho de que él le había prometido visitar algunos lugares a los que no supieron llegar. Además, después de visitar la Blue Church nos ha caído el primer chaparrón y nos hemos mojado entre las calles eslovacas. Y ya de vuelta, saqué la cabeza por la vetana del tren y sentí el aire en cada uno de mis poros.

17 July 2014

Segundo día de Viena, contentos con la ciudad, la cual se merece más días de visita. Hemos probado una atracción que no había visto nunca en el parque de atracciones más antiguo de Europa (y creo que del mundo). Además hemos ido al 'Let's get loose - Travel Shack' el que se vende como el pub de los jovenes de viaje y de los estudiantes con los mejores precios, y así ha sido, un local atractivo y moderno con un toque de caos que, sumándose a las estrambóticas actividades que se realizan en el local y el nombre que reciben los diferentes chupitos, merece ser visitado.

16 July 2014

Viena es más de lo que esperábamos, a cada paso que das, monumento que encuentras. El albergue está muy bien, en cambio, los de recepción no són muy agradables...
Que larga y dura se ha hecho esta primera noche sin albergue pero por fin, con muy poco dormido, ya llegamos a Viena.
Aquí tenemos un ejemplo de superación, compañerismo y esfuerzo, Carlos (alias el Gordo) y sus dos machacas levantando Stuttgart del improviseo.
Después de una tarde tranquila de césped llevamos como 3 horas en la estación de Stuttgart esperando a que salga el tren hacia Münich, nos han ofrecido pizza, Coca-Cola y un café (con 5 paquetes de azúcar, sí, CINCO) y, además, llevan desde que hemos llegado de obras sin parar y, nosotros, llevamos como 5 sin ir al lavabo porque cuesta 1€ y no, somos catalanes. El primero, de vestimenta vagabundista, nos ha tomado por colegas de estilo de vida y, el segundo, procedente de la India y enamorado de nuestra querida Barcelona, solo hacía que repetir 'Plaza Catalunia' y 'Plaza Espania', ah! Y llevaba una moneda de dos euros en cada oreja, digno de recordar.

15 July 2014

Stuttgart la elegimos más por el precio del vuelo que por sus sitios turísticos y el creer que poco ibamos a encontrar posiblemente sea la razón de que esta ciudad del sur de Alemania nos haya gustado. Entre sus palacios, su grandes y tranquilos parques y algunos curiosos lugares hemos pasado dos días muy agradables compartiendo habitación con un negrito y un hombre del este, ambos poco comunicativos. Comimos un poco de todo, aunque poca cosa de calidad, Olga y Paula probaron los noodles y les gustó y, además, pagaron por mear (más de una vez...). Y por cierto, horrible el hecho de que las hamburguesas del McDonalds lleven mermelada... Uno de los sitios más encantadores que nos encontramos fue el palacio de Ludwigsburg, repleto de recreaciones de cuentos clásicos infantiles (¡Bendita infancia!). Así que podemos decir que nuestro paso por Stuttgart ha sido satisfactorio, ahora a esperar que pasen las horas y a las 03:30 am saldremos hacia Viena.

14 July 2014

Llegando con turbulencias y buenas vistas.
Ya de camino a Stuttgart.
Esperando en el aeropuerto de El Prat para empezar nuestra aventura.