Morocco · 4 Days · 5 Moments · August 2016

Cristina Alcaide

Assilah, la perla del Atlántico


17 August 2016

Como en cualquier playa española empezaron a pasar chicos ofreciendo sus productos ... Pasteles , chucherías , patatas , fruta .. Lo que quisieras podrías llegar a tener . Algo que tienen los marroquíes es que son serviciales con sus clientes y te ofrecen todo lo que tienen y si algo no lo tuvieran harían lo imposible por tenerlo . Al chiringuito llegó un chico subido a un burro para traerle patatas , cebollas , agua y demás y posteriormente se fue a los chiringuitos de al lado para que también pudieran hacer la compra .
Harabi tenía ya apalabrado con un chiringuito para que no nos faltara de nada y así fue. Fuimos al chiringuito llamado la Perla del Atlántico y estuvimos genial . Hamacas cómodas y comida buena. El día no acompañó , de hecho llovió pero si algo nos enseñó Costa Rica es que nunca dejes que el tiempo varíe tus planes... Y eso hicimos pasamos el día en la playa pese a que estaba por momentos lloviendo . Cuando íbamos de camino Dani me preguntaba si esa playa iba a ser excesivamente turística , refiriéndose a europeos , y la verdad es que éramos prácticamente los únicos en el lugar . Es una playa de turismo nacional. Cuando la " película " empezó , mi cara empezó a sonreír. Ver cómo a lo lejos se mezclaban mujeres con burka con alguna mujer en bikini y ver cómo ambas se mostraban respeto por su decisión y se dedicaban únicamente a disfrutar con sus familias.

15 August 2016

Día 2: playa de las cuevas o de las palomas . Contratamos los servicios de Harabi para que nos llevara a la playa de las cuevas. Está ubicada a media hora en coche desde el centro de Asilah y el camino es de locos . Para llegar allí lo puedes hacer en taxi / coche o en carro de burros ( opción que descartamos pese a ser más barata ). La playa es ancha, entre acantilados y tierra árida y como siempre que estoy en un país extranjero , dejo la mente en blanco y empiezo a observar el ambiente como si se tratara de una película.

14 August 2016

Deseosos de ver Asilah iniciamos camino hacia la Medina. Al tener un dedo del pie roto me costaba bastante andar bajo un fuerte sol a las 14 h. Por el camino , mi radar de españoles detectó a dos mujeres hablando y me dirigí a ellas para preguntar dónde comer y cambiar euros por dirhams. Fue allí donde conocimos a Encarna una andaluza de Vejer de la Frontera que estaba dispuesta a ofrecer toda su sabiduría sobre el lugar a cambio de un poco de compañía española. Con ella fuimos a una casa de cambio y a comer a un restaurante típico español ( casa Pepe ) en el que se comía de calidad y barato . Por la tarde , nos adentramos a la Medina donde volvíamos a recordar nuestro primer viaje a ese maravilloso país. La Medina de Asilah es la más limpia que he visto y a su vez la que menos Medina me ha parecido . Echaba de menos el bullicio , los burros pasando , los puestos de fruta con gatos por encima y las tiendas de especias , carne etc .
Después de una semana de levante y del cierre del puerto tuvimos la suerte de poder embarcar desde tarifa con Frs y de iniciar nuestro rumbo a Asilah. El viaje dura aproximadamente 45 minutos en ferry y allí nos estaba esperando nuestro taxista Harabi. Un hombre de mundo con el que podíamos haber pasado horas y horas hablando . Vivió en Barcelona , cerca de un bar en el que vendían caracoles en la Rambla. Se había buscado la vida durante más de 20 años y seguro que la vida le trajo momentos buenos y malos pero él sólo hacía mención a los buenos . Harabi habla 5 idiomas y denotaba tener valores dignos de un gran viajero tolerante . Llegamos al hotel y como se puede ver en la foto, descansamos mientras tomábamos un té marroquí ( el mejor del mundo )