Peru · 1 Days · 3 Moments · February 2017

Ariana's adventure in Tarapoto, Perú


7 February 2017

Día 3: 🎨🍫🌿 *Arte/Mishqui cacao/Isla cacao* Conocimos 3 lugares: La primera parada fue en un pequeño museo de cerámica en el poblado llamado Chazuta. Conocimos el arte del torno y los diseños y tipos de cerámica del lugar. Hay una familia que actualmente hace las cerámicas y las venden a turistas que visitan el museo. La segunda parada fue en una casita donde un grupo de señoras emprendedoras hacen chocolate y crearon la pasta de majambo. Empezaron desde muy abajo y ahora son reconocidas mundialmente al haber ganado un concurso en Paris gracias a su creación con el fruto majambo. La tercera parada fue en una isla a la cual llegamos en lancha. Aquí siembran hectáreas de cacao. Nos dieron a probar el fruto de cacao y majambo. Riquísimo. Es la primera vez que los pruebo.
Día 2: 🌲💦🚤 *Escalar/Catarata/Lancha* La aventura de hoy es en los cerros. Nos dejaron al pie de un cerro con un largo camino hacia arriba: cerca de 350m de caminata nivel intermedio para llegar a la Catarata Pucayaquillo. Duró aproximadamente 1 hora, pero valió la pena totalmente. Es una caída de agua pequeña y muy bonita. El agua fresca y clara. Definitivamente luego de caminar tanto nos queríamos dar una refrescada ya que además estabamos a 30°. Fue un buen point para fotos y diversión. El regreso fue más corto ya que era en bajada. El hotel nos esperaba con un surtido y rico buffet, el cual además del deporte extremo hecho, nos tumbó en las hamacas por lo menos 1 hora. Buenaso. Nos alistamos para ir al segundo tour que nos llevaría a conocer el río Huallaga y río Mayo en unas lanchas. Lo simpático fue que nos dieron vinoculares y un check list de aves que encontraríamos en el camino.
Día 1: 🌳🏊🍌 *Paisaje/Relax/Comer* El día empezó desde muy temprano. Llegamos a la ciudad de Tarapoto a las 10am. Una van nos trasladó al hotel haciendo primero una parada en un mirador con vista al río Mayo. Al llegar al hotel Pumarinri Amazon Lodge, era todo lo que esperaba: rodeado de cerros verdes, en medio de la selva. Según el itinerario del hotel, hoy era día de relax así que eso hicimos, nos relajamos en la pisicina y pedimos piqueos para deleitar nuestro paladar. Lo curioso es que las comidas incluyen entrada, segundo y postre, asi que aprovechamos y nos dimos un gusto culinario a la hora del almuerzo. Aquí en la selva no hay pierde con la comida. Por la tarde visitamos los alrededores del hotel y descansamos hasta la noche. Fue un buen día.